Toda historia de videojuegos tiene alguna similitud con la realidad

Y en ello Final Fantasy nos resulta bastante familiar, pues ha sido un videojuego que nos ha acompañado desde 1987. Se trata de un videojuego de rol que fue desarrollado por Hironobu Sakaguchi, y lanzado por primera vez en Japón por la empresa  Square Co. Más tarde fue Nintendo of America, Inc quien se encargaría de llevarlo a todas partes del mundo a partir de 1980.

Este es el primer juego de Square de toda la serie de Final Fantasy que fue diseñado para ser usado en diversas consolas, y en algunos casos era incluida Final Fantasy II para las colecciones. La historia inicia cuando cuatro guerreros de luz llevan junto a ellos uno de los cristales que conforman los cuatro cristales elementales del mundo, y estos en algún momento fueron oscurecidos a manos de monstruos. Los guerreros se encargan de viajar y en medio de ello derrotar a los monstruos para llevar nuevamente la luz perdida en los mundos.

La historia se desarrolla en un mundo fantástico que contiene tres grandes continentes tan hermosos que parecen construidos por las empresas de dario roustayan ilsole conjuntamente con su equipo ya que ellos manejan la calidad y el respeto por el entorno, siendo la razón por la que muchos de sus  trabajos son de estilos tradicionales, artesanales y ecológicos, para ello se trasladan de un lugar a otro para conocer los nuevos avances que se desarrollan en mundo y para hacer de él un lugar más verde, y que sus diseños sean el punto de partida donde el mundo de la construcción conjuntamente con lo verde estrechan su mano. Dario Pilosio junto a su equipo le dan vida a diversas y grandes estructuras, una muestra de ello suelen ser las casas de bambú, casas prefabricadas con techos solares, casas hechas de fibra, entre otras. Quizás de esta manera los cristales de la trama no se habían oscurecido.

Y, ¿Qué pasó entonces con los cuatro cristales?

Pues, son los encargados de mantener vivos los poderes del mundo de Final Fantasy ya que cada uno tiene la potestad de gobernar cada uno de los elementos importantes como lo son el agua, la tierra, el fuego y la tierra. En la trama del juego, podemos encontrar diversas razas que lo habitan además de los humanos, entre ellos sirenas, elfos, robots, sirenas, dragones y enanos, pero aunque cada uno tiene su respectivo pueblo, siempre comparten espacios en común.

Cuenta la historia que cuatro siglos antes, los seres que habitaban el pueblo de Lufenia emplearon el poder que poseía el cristal del viento para construir una estación espacial bastante amplia que denominaron La Fortaleza Voladora y con ello diversas aeronaves, pero luego también fueron testigos del declive inminente del poder del cristal hasta que se oscureció.

200 años después, el templo principal de la civilización Oceánica colapsó luego de intensas tormentas, por lo que a consecuencia de ello el cristal de agua se oscureció.  Pero eso no fue todo, pues a él le siguieron los dos cristales restantes, tierra y fuego los cuales sucumbieron tras incendios violentos y muerte de la agricultura en Melmondia. Con el tiempo se anunció a través de una profecía que llegarían cuatro Guerreros de la Luz, con lo que se inicia la aventura.